Blog Koarpy

Estos son los Nombres mas Curiosos de las Calles del Centro de Bogotá en la Localidad de la Candelaria.

Bogotá una enorme selva llena de maravillas culturales, históricas y modernas  . pero algo muy interesante que muchos habitantes ignoran y varios visitantes se confunden con lo fascinantes que llegan a ser, son los nombres mas curiosos de las calles del centro de Bogotá, específicamente en la localidad de La Candelaria. 

Partes del Artículo:

Los Nombres mas Curiosos de las Calles del Centro de Bogotá:

nombres curiosos calles Bogotá

La Calle del Pecado Mortal:

La conocida calle del Pecado Mortal, tomó el nombre por un viejo que usaba una capa larga y un sombrero chambergo, que desde lejanos tiempos cruzaba las calles de Santa Fe en altas horas de la noche. Se le conocía por llevar siempre en la mano una linterna, hacía sonar una campanilla, y con voz hueca pedía limosna para servir a los que estaban en pecado mortal. Este personaje fue muy conocido en las viejas crónicas, era el terror de los muchachos y cada noche llenaba sus bolsillos con las monedas de la caridad santafereña, con el propósito de curar a los enfermos del alma.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Pinterest

La Calle de la Artillería:

En la carrera 8 con calles 13 y 14 reposa la Calle de la Artillería, donde el 20 de julio de 1810 una colombiana (nunca se conoció su nombre) apoyó al Ejército y cuando el pueblo avanzaba sobre el cuartel reunió a muchas mujeres. Allí, en presencia de todos, tomó la mano de su hijo, y lo bendijo diciéndole: “Ve a morir con los hombres, nosotras las mujeres marcharemos delante, presentemos nuestros pechos al cañón, que la metralla descargue sobre nosotras y que los hombres que nos siguen y a quienes hemos salvado en la primera descarga pasen sobre nuestros cadáveres”.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Pasaporte Universal

La Calle del Molino del Cubo:

La Calle del Cubo (carrera 4 entre calles 14 y 15) lleva ese nombre porque allí estaba ubicado el Molino de la época.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Alcaldía de Bogotá

El Patio de las Brujas:

El callejón o patio de las Brujas, que tiene una historia realmente tenebrosa: los habitantes de la zona consumían las aguas del cercano río San Francisco, que les provocaban alucinaciones. Además, muchos capitalinos aseguraban que en aquel lugar se realizaban aquelarres.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: El patio de las brujas- Noticias Caracol

La Antigua Calle de Egipto:

Es la calle, donde fue aprisionada Policarpa Salavarrieta una noche de noviembre de 1817, clama por una lápida donde se pueda honrar a esta joven heroína.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Calle de la antigua Egipto- Colombia

La Calle de la Fatiga:

Ubicada en la calle 10 entre carreras tercera y cuarta, todo peatón que sube llega casi sin aire por la pendiente de su vía. No es fácil caminar a 2.600 metros sobre el nivel del mar.

Para la época de la colonia aún no se contaba con el servicio del acueducto, así que las familias, bajaban hasta la plaza de bolívar donde se encontraba el mono de la pila con sus cántaros y vasijas por agua y cuando subían nuevamente llegaba exhaustos. 

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Wikipedia

La Calle de las Culebras:

Entre la carrera 5 con calles 7 y 8 se encuentra la calle de las Culebras, nombre que recibió gracias a que cerca tiene varios riachuelos, que a su vez contenían serpientes, quienes inevitablemente terminaban metidas en las casas cercanas.

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Alcaldía de Bogotá

La Calle del Divorcio:

Es bautizada así porque, según cuenta la leyenda y varios habitantes del lugar, en esta calle vivía una pareja que duró veinte años de noviazgo. Al parecer estos enamorados eran de otra parte de Colombia y llegaron precisamente a esta calle de Bogotá con el fin de escapar de sus familias que querían separarlos para que se casaran con otras personas previamente elegidas por estas. 

También se cuenta que, en esta calle o cerca residían 3 cárceles, 1 para crímenes mayores, otra para crímenes menores y la última era una cárcel de mujeres. Las mujeres, al permanecer ahí tanto tiempo, cuando salían sus esposos, ya las habían abandonado y al momento les pedían el divorcio. 

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: Bogota.cob.co - Alcaldía Bogotá

La Calle del Camarín del Carmen:

Siendo la única calle que aun conserva sus pisos de piedra de la época colonial, en esta calle también se encuentra una de las construcciones más atractivas, la cual se lleva la mirada de los transeúntes y los turistas y se llama «El Camarín».

Siendo el oratorio privado de las carmelitas descalzas, «todas las iglesias contaban con una, pero esta es la única que aún prevalece al pasar de los años» 

nombres curiosos calles Bogotá
Fuente: TripAdvisor

La Calle del Fantasma:

Hace muchos años al ingeniero Alex Mogollón, el alcalde de su época le encargó empedrar el barrio La Candelaria con 666 piedras; contrato que debía ejecutarse en 6 meses y 6 días, de lo contrario, la pena que debía cumplir el Ingeniero era el destierro, castigo frecuente usado en época de la Colonia. 

Don Alex, de tanto tomar le pasó el tiempo de cumplir el trabajo, se asustó tanto que no sabía cómo cumplir; no había poder humano para en la última noche acabar de empedrar el barrio.

En su borrachera llamó o invocó al Diablo y le propuso que le acabara él trabajó en esa noche, pero que no le faltara ni una sola piedra, y si eso sucedía así, el ingeniero le entregaría el alma al Diablo. 

Esa noche, duendes y demonios se vieron trabajando por toda La Candelaria, especialmente por la Calle del Calvario; el trabajo de 6 meses y 6 días debía hacerse en 6 horas. Al día siguiente, el trabajo quedó listo.

El barrio, para estrenar, se despertó el ingeniero y el Diablo le estaba cuidando su sueño; entonces le habló de la siguiente manera: 

“Ya despierto, ahora vamos a ver mi trabajo y yo voy a ver en qué me llevo mi alma”.

Caminaron por toda La Candelaria y todo perfecto, hasta que llegaron al callejón de la calle del fantasma; allí subieron revisando el trabajo y encontraron que hacía falta una piedra. El Diablo, muerto de ira, tuvo que irse sin su alma, pues el trato era claro: “Que no falte ni una sola piedra”. Hoy la calle está aún empedrada y todavía está el hueco de la piedra faltante.

Artículos Populares

Artículos Recientes

Te Gusto? Comparte:
Facebook
Twitter
WhatsApp

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *